Las cataratas del Niágara: todo lo que necesitas saber

La palabra Niagara proviene del término aborigen «onghiar», cuyo significado es «trueno de las aguas». Los nativos americanos dieron este nombre común a las tres cataratas del niagara situadas en la frontera de Canadá y Estados Unidos, para describir el sonido y la fuerza que produce el agua al caer.

El agua de las cataratas procede originariamente de los glaciares y de cuatro grandes lagos. Tras cruzar las cataratas, el agua fluye por el río Niágara hasta el lago Ontario y el río San Lorenzo y desde allí desemboca en el océano Atlántico. Más de cuatro millones de litros de agua fluyen por segundo desde una cascada de 60 m de altura y casi 1 km de ancho. El flujo continuo del agua en el fondo de las cataratas del niagara forma una bruma perpetua decorada con un brillante arcoíris que envuelven la garganta del Niágara.

Alrededor de 30 millones de personas visitan cada año las Cataratas del
Niágara, siendo uno de los destinos más populares para los recién casados
americanos y canadienses. Reconocidas por su extraordinaria belleza, las Cataratas del Niágara también son una gran fuente de energía hidroeléctrica y su
conservación es un desafío ecológico.

¿Dónde están las Cataratas del Niágara?

Las Cataratas del Niágara se encuentran situadas en la frontera de Ontario
(Canadá) con el estado de Nueva York (EE. UU.). Su ubicación exacta es de 24 km
al norte de Búfalo, Nueva York, y a 240 km al sur de Toronto, en territorio
canadiense.

A diferencia de otras grandes maravillas naturales situadas en lugares
aislados o inaccesibles, las Cataratas del Niágara se encuentran en el centro de un pequeño pueblo. De hecho, dos pequeñas ciudades están situadas junto a las
Cataratas. En ambos casos se llaman Cataratas del Niágara. Sin embargo, una está en suelo estadounidense, en el estado de Nueva York, y la otra en Ontario, en el lado canadiense. Ambos países comparten esta magnífica atracción natural. Se
pueden visitar las Cataratas del Niágara desde el lado canadiense o desde el lado estadounidense, aunque las vistas más impresionantes están en la parte
canadiense.

Aquí te explicamos todo lo que hay que ver en las Cataratas del Niágara y qué actividades puedes realizar en ellas.

¿Qué hay que ver en las Cataratas del Niágara?

Las Cataratas del Niágara están compuestas por varias cascadas:

Las Cataratas situadas en el lado canadiense

La cascada más espectacular es Horseshoe Falls. Su nombre se debe a que tiene
forma de herradura. Su anchura es de 670 m2 y el agua desciende, por ella, desde
una altura de 53 metros. Esta altura es equivalente a la de un edificio de 13
plantas. Las Cataratas del lado canadiense son famosas por ser mucho más
espectaculares y por ofrecer las mejores vistas, los mejores hoteles y muchas más opciones recreativas que las situadas en el lado norteamericano.

Desde Canadá, el espectador puede admirar las Cataratas de manera frontal: Incluso las Cataratas americanas se ven mejor desde el lado canadiense. La zona para caminar, cerca del río Niágara, es muy amplia, está pavimentada y resulta cómoda, incluso para personas con problemas de movilidad. Por todo ello, las Cataratas del lado canadiense se consideran más hermosas y el acceso a las mismas mucho más seguro que las ubicadas en EE. UU.

Por otra parte, la oferta turística canadiense es mucho mayor. Hay fantásticos hoteles, muchos de ellos, con vistas a las Cataratas, además de centros comerciales, casinos y áreas de entretenimiento, como Clifton Hill, con innumerables atracciones y restaurantes, semejantes a los que hay en la Vegas. La región también ofrece muchas experiencias para los visitantes, destacando el turismo gastronómico, especialmente el dedicado a los vinos. Otra de las ventajas de visitar las Cataratas canadienses radica en la moneda local. El dólar canadiense suele tener mucho menos valor que el estadounidense, por lo que el viaje puede salir muchos más barato. El único inconveniente radica en que las Cataratas situadas en Canadá tienen mucha mayor afluencia de turistas, por lo que están más masificadas que las de los EE. UU.

Las Cataratas situadas en el lado norteamericano

En el lado norteamericano se sitúan las Cataratas American Falls. Son mucho más
pequeñas que las de la parte canadiense. A la derecha de American Falls hay una
cascada más pequeña que se conoce con el nombre de Bridal Veil Falls. Las
Cataratas del lado norteamericano estás situadas dentro de un parque nacional, con muchas zonas verdes, pequeñas islas y caminos para pasear, por lo que el entorno es mucho más tranquilo que el que rodea a las Cataratas del lado canadiense. Otra de las ventajas de la zona americana radica en dispone de grandes áreas de estacionamiento.

En cualquier caso, lo ideal es visitar las Cataratas de ambos lados, sobre todo
teniendo en cuenta que hay buenas rutas de comunicación (a través de Rainbow
Bridge) y que la distancia es muy corta, por lo que se puede acceder de unas
Cataratas a otras incluso caminando. Hay que tener en cuenta que el paso de un
lado a otro exige la exhibición del pasaporte, en ambos casos.

¿Qué hacer en las Cataratas del Niágara?

La atracción más típica de las Cataratas del Niágara consiste en navegar en el barco Maid of the Mist por el Niágara, ya que permite acercarse lo más posible a las Cataratas. Esta actividad se realiza únicamente en temporada de verano y su precio es 20 dólares.

Otra de las atracciones más populares es la conocida con el nombre de Journey
Behind the Falls. Se trata de una excursión mediante la cual los visitantes
descienden, a través de un ascensor, por un acantilado y diversos túneles, con
zonas de vista a las Cataratas por detrás y por el interior de las mimas. Otra de las
actividades más conocidas es la subida al Skylon Tower. Desde esta torre se
pueden ver las Cataratas desde arriba, con una vista panorámica de toda la zona.

Además de estas actividades, que son las más habituales, existen opciones más
originales, como sobrevolar las Cataratas del Niágara en helicóptero o practicar la tirolina cerca de las Cataratas.

Una visitas a las Cataratas del Niágara es un experiencia indescriptible y única, en la que disfrutarás de la majestuosidad y la belleza la de naturaleza en estado puro. Y tú, ¿te atreves a realizar este viaje inolvidable?