Las 7 joyas escondidas de Québec

La provincia de Québec en Canadá es conocida por sus ciudades francófonas. En Québec puedes ver desde sinuosas calles empedradas hasta carruajes tirados por caballos. Todo esto, a través de las pintorescas ciudades de Montreal y la ciudad de Québec. Pero, ¿sabía que la campiña quebequense está llena de bellezas escondidas?

A veces se puede pasar por alto a Québec ya que los visitantes acuden en masa primeramente a las Montañas Rocosas de Alberta y Columbia Británica. Sin embargo, Québec tiene atracciones naturales absolutamente impresionantes. La provincia está llena de paisajes diversos. Además de las decenas de parques protegidos por la red Sépaq de Québec, existen también dos sitios del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Siga leyendo para descubrir la belleza natural de Québec y descubra por qué debe cambiar las Rocosas por las onduladas colinas, los dramáticos valles y los caudalosos ríos de Québec.

1. Parque Nacional Grand Jardins

Los Grand Jardins son un impresionante refugio para excursionistas, esquiadores y pescadores. Este parque nacional es considerado una de las partes más bellas de Charlevoix, región conocida por su belleza natural. Los caribúes caminan suavemente entre los árboles y la tundra.

2. Parque Nacional de Anticosti

Este tranquilo parque nacional se encuentra en el centro de la isla de Anticosti. El paisaje se caracteriza por playas azotadas por el viento, bosques de fragantes abetos y álamos, y cascadas aisladas. Posee una serenidad imperturbable.

3. Parque Nacional de los Altos-Gorges-de-la-Rivière-Malbaie

Este parque es una belleza. Posee una serie de valles fluviales que se adentran en las altas montañas. El río Malbaie pasa a través de bosques intactos de arce azucarero y olmos americanos. El parque forma parte de la Reserva de la Biosfera de Charlevoix de la UNESCO. Las actividades van desde raquetas de nieve, patinaje y escalada en hielo en invierno hasta kayak, crucero y senderismo en verano.

4. Bas-Saint-Laurent

La región del Bas-Saint-Laurent se extiende desde las orillas del río San Lorenzo hasta las Tierras Altas. Por lo que es una región diversa llena de rica historia marítima y paisajes boscosos. Tiene unas impresionantes puestas de sol. Es el lugar perfecto para visitar pintorescos pueblos e islas, y para observar mamíferos marinos.

5. Parque Nacional del Fiordo Saguenay

El parque es perfecto si te gusta acampar, las eco-aventuras, el kayak y otras actividades al aire libre. La región de corte glaciar del fiordo Saguenay cuenta con acantilados de 1.150 pies de altura salpicados de pintorescas aldeas. Una zona poco conocida para disfrutar de una experiencia tranquila y sin multitudes en un entorno impresionante.

6. Parque Nacional de Mont-Tremblant

El Parque Nacional del Mont-Tremblant cuenta con seis grandes ríos y más de 100 lagos y arroyos. También, hay una vía ferrata que le permitirá aprovechar al máximo las impresionantes vistas de las montañas. En verano, descienda por la red de tirolesas desde la cima de la montaña Tremblant. En invierno, podrá deslizarse por las interminables pendientes y disfrutar de la chimenea en uno de los hoteles del pintoresco pueblo peatonal de Mont Tremblant.

7. Islas de la Magdalena

Por otro lado. las Islas Magdalena, un pequeño archipiélago en el Golfo de San Lorenzo. Encontrarás playas de arena imponente. En invierno, tome un helicóptero y aterrice en el hielo marino para observar a las crías de foca, una experiencia única en la vida. Además, los habitantes de las Îles de la Madeleine son de los más amigables.

Si desea conocer los parajes escondidos de Québec no dude en organizar su viaje para poder disfrutar de una experiencia única e inigualable.